Escuchando tango: Una guía para principiantes

Listening tangoUna manera de disfrutar más la música que se escucha es desarrollar un conocimiento más profundo acerca de los elementos que la componen. A partir de adquirir ese conocimiento, el disfrute de la música se incrementa y se empieza a comprender la diferencia que hay entre los diferentes géneros, así como entre distintas canciones de un mismo género musical. La idea, lejos de convertirse en expertos del tango, es aprender a distinguir ciertos elementos para aumentar el placer de oírlo y bailarlo.

En el caso del tango, hay cuatro elementos que se deben conocer y tratar de diferenciar: melodía, compás, ritmo y letra.

  • La melodía: Tal vez la melodía sea el elemento más fácil de identificar ya que es lo que se canta, bien sea para nosotros mismos o para otras personas, cuando recordamos un tango. En las canciones, las melodías pueden ser largas o cortas. También hay casos en donde se pueden diferenciar dos melodías diferentes sonando al mismo tiempo. Es cuestión de prestar atención.
  • Compás: Es el pulso regular que tiene una canción. Si ponemos un ejemplo para identificar el compás de una canción con el compás de otra parte, se pudiera comparar al compás de los latidos del corazón o la respiración. El compás en una canción puede ser duro o suave, cortante o picado
  • Ritmo: El ritmo es el patrón con el que varía el compás. Este se puede identificar fácilmente en el inicio del tema “Milongueando en el cuarenta”, donde se identifica una síncopa: 1-2-3, 1-2-3, 1-2-3, 1-2-3, 1-2, 1-2, 1.
  • La letra: Es la historia que se identifica en la canción. Seguramente si se le presta atención a la letra y surge una historia conmovedora o con la que se logre hacer empatía, se tendrá mayor acercamiento a esa interpretación musical y se bailará y cantará con mayor gusto.

Estos cuatro elementos son mezclados por las orquestas de manera particular, colocando el énfasis cada una según su propia preferencia.

Add Your Comment